La Iglesia católica se ha visto sacudida en las últimas décadas por numerosos escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes y otros miembros del clero contra menores de edad.

Estos terribles crímenes han provocado un enorme daño a las víctimas y sus familias, y han manchado seriamente la reputación y credibilidad moral de la Iglesia.

 

Por eso y otras razones que te cuento a continuación, la Iglesia Católica es la mayor interesada en investigar a curas pederastas entre sus filas.

 


 

Es responsabilidad del Papa Francisco y de los obispos tomar medidas decisivas para investigar a fondo todas las denuncias de abusos, colaborar plenamente con las autoridades civiles y asegurar que se haga justicia. Una postura pasiva o encubridora ante estos casos sería éticamente inaceptable.

Son miles de expedientes de abuso a menores los que surgen en diferentes partes del mundo, pero la iglesia solo se “consterna” mientras peca de inacción:

 

 

Apenas son algunos casos de los miles que empañan las páginas de periódicos impresos y online, que dejan al descubierto un problema que durante décadas la Iglesia se ha afanado en ocultar para evitar escándalos.

La Iglesia debe aplicar tolerancia cero con los abusadores y adoptar protocolos estrictos para prevenir que vuelvan a ocurrir estas situaciones. Debe también brindar todo el apoyo espiritual, psicológico y económico necesario a las víctimas.

Solo actuando con transparencia, humildad y determinación para erradicar el mal de los abusos, la Iglesia podrá recuperar la confianza y el respeto de los fieles. El Papa Francisco tiene la responsabilidad de liderar este proceso de purificación, colaborando plenamente con las autoridades civiles, escuchando a las víctimas y tomando medidas ejemplares contra los culpables.

Es el momento de que la Iglesia enfrente con valentía este doloroso capítulo y lo supere, para seguir anunciando con autoridad moral el mensaje de amor y justicia del Evangelio. El mundo espera una Iglesia creíble que defienda los derechos de los más vulnerables.

 
 

¿Por qué debería la Iglesia investigar a curas pederastas?

 

Investigar y esclarecer estos casos traería muchas ventajas a la Iglesia Católica. En primer lugar, le permitiría recuperar credibilidad y autoridad moral frente a los fieles y la sociedad en general. Demostraría que está comprometida con la verdad, la justicia y la protección de los más vulnerables.

También facilitaría el acceso a la justicia de las víctimas, quiénes verían que la Iglesia no encubre a los culpables. Asimismo, ayudaría a prevenir futuros casos de abuso al eliminar a los perpetradores de sus filas.

Solo actuando con transparencia, humildad y determinación para erradicar el mal de los abusos, la Iglesia podrá recuperar la confianza y el respeto de los fieles.

El Papa Francisco tiene la responsabilidad de liderar este proceso de purificación, colaborando plenamente con las autoridades civiles, escuchando a las víctimas y tomando medidas ejemplares contra los culpables y sus encubridores.

 
 

Las cifras no mienten

 

Según los datos disponibles, actualmente hay aproximadamente unas 300 órdenes y congregaciones religiosas presentes en España. Algunas de las más destacadas son:

 

  • Orden de Predicadores (Dominicos) – Madrid
  • Compañía de Jesús (Jesuitas) – Madrid
  • Orden de los Carmelitas Descalzos – Ávila
  • Congregación de la Misión (Padres Paúles) – Madrid
  • Orden de Agustinos Recoletos – Madrid
  • Orden de los Hermanos Menores Capuchinos – Madrid
  • Orden Hospitalaria de San Juan de Dios – Granada
  • Congregación de los Sagrados Corazones (Picpus) – Barcelona
  • Orden de los Servitas – Mallorca
  • Orden de los Mínimos – Valencia
  • Orden de la Merced – Barcelona
  • Orden de los Carmelitas – Avila
  • Orden de San Jerónimo – Sevilla
  • Orden de Clérigos Regulares (Teatinos) – Barcelona
  • Orden de Cister – Cataluña
  • Orden de la Compañía de María (Marianistas) – Madrid
  • Congregación de la Misión de San Vicente de Paúl (Padres Paúles) – Madrid
  • Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) – Madrid

 

Y muchas más que sería extenso enumerar aquí en su totalidad. Estas congregaciones e institutos religiosos masculinos y femeninos están presentes en todas las regiones de España y abarcan una gran diversidad de carismas, espiritualidades y obras apostólicas.

Según los datos más recientes, en España hay aproximadamente 37 millones de personas bautizadas católicas, lo cual representa alrededor del 79% de la población total.

Sin embargo, el número de practicantes activos es bastante menor. Se estima que alrededor de 13 millones de españoles se consideran católicos practicantes, es decir, que asisten a misa y participan en los sacramentos de forma relativamente frecuente.

Otros estudios señalan que el porcentaje de católicos practicantes en España podría estar entre el 15% y el 20% de la población. Esto significaría entre 7 y 10 millones de fieles activos.

En cuanto al clero, en España hay alrededor de 16.000 sacerdotes diocesanos y unos 35.500 religiosos (pertenecientes a órdenes y congregaciones). También hay aproximadamente 8.000 monjas/es de clausura.

Aunque sigue siendo ampliamente mayoritario, el catolicismo en España ha ido perdiendo feligreses de manera sostenida en las últimas décadas, por factores como la secularización, el avance de otras confesiones y el alejamiento de las nuevas generaciones. Pero el país sigue teniendo una importante presencia e influencia católica en comparación con otros de tradición católica en Europa.

Si se tienen en cuenta estas cifras y la cantidad de menores que durante décadas han cursado estudios en centros gestionados por órdenes religiosas, o internados en centros gestionados por la Iglesia o cooperativamente con instituciones públicas, como las Diputaciones Provinciales, habitualmente responsables de estos centros de internados u orfanatos, las cifras de casos de abuso infantil destapadas por parte de medios como El País, El Salto Diario, o el Diario.es, no casan con las reconocidas por la Conferencia Episcopal en España y las diferentes parroquias y congregaciones responsables de la tutela y amparo de estos menores.

Las órdenes religiosas en España con más colegios son los Salesianos, Jesuitas, Escolapios y Maristas, que en conjunto administran cientos de centros concertados en toda España. Si se estima que al menos la mitad de los alumnos de la concertada asisten a instituciones religiosas, se puede decir que aproximadamente 1.500.000 de menores estudian en colegios de órdenes católicas. Pero es solo un cálculo aproximado ante la falta de estadísticas exactas.

 

Iglesia en números
Fuente: Conferencia Episcopal Española

Iglesia en números
Fuente: Conferencia Episcopal Española


 

Con estas cifras, inexactas, pero aproximadas, solo resta hacer números por años y décadas y estimar que las cifras de menores abusados por miembros de la Iglesia Católica en España superan con creces los 200 y posiblemente podría rondar los 100.000 afectados, en una primera revisión de cifras, simplemente extrayendo datos de los medios y utilizando reglas aplicadas en casos como el de Francia con más de 330.000 menores abusados, reconocidos oficialmente.

 
 

¿Qué medidas ha tomado el Papa Francisco frente a los casos curas pederastas?

 

El Papa Francisco ha adoptado una postura de “tolerancia cero” frente a los abusos en la Iglesia, pidiendo perdón a las víctimas.

Está impulsando medidas para obligar a denunciar casos de abuso y encubrimiento ante autoridades eclesiásticas y civiles, y estableciendo protocolos para investigar.

En 2019 eliminó el “secreto pontificio” en casos de abuso para facilitar la cooperación con las autoridades.

También reconoce que ha existido un patrón de encubrimiento y falta de transparencia por parte de obispos y superiores, y ha instado a denunciarlos.

Ha afirmado que se debe garantizar que los culpables no sigan en el ministerio y pide a las Conferencias Episcopales crear protocolos de investigación junto a autoridades civiles, si bien que en España estas muestran reticencia a colaborar abiertamente aportando cifras de casos y denuncias investigados por parte de la Iglesia.

 
Pederastia en la Iglesia Católica
 

Asimismo, Bergoglio ha convocado cumbres con presidentes de Conferencias Episcopales para establecer estrategias globales de prevención y rendición de cuentas. En resumen, el Papa ha dado pasos firmes para investigar y condenar los abusos en la Iglesia, aunque las víctimas piden más acción.

 

¿Debe entonces la Iglesia investigar a sus miembros o es responsabilidad de la Justicia Civil el investigar los casos y pronunciarse judicialmente, condenando a los que hayan cometido este tipo de delitos execrables?

 

El Vaticano debería realizar investigaciones exhaustivas, imparciales y transparentes sobre los abusos a menores cometidos por miembros de la Iglesia.

Tiene el deber de cooperar con autoridades civiles, brindar apoyo a las víctimas y apartar a los acusados del ministerio.

Las investigaciones tienen que estar enfocadas a facilitar la justicia civil y canónica contra los culpables, así como reparar el daño causado e identificar fallas sistémicas para prevenir futuros casos. De esta manera, el Vaticano puede demostrar un genuino compromiso para enfrentar la crisis de abusos a menores.